, , ,

Campaña para retirar un curso pseudocientífico en la Universitat de Barcelona

viernes, mayo 02, 2014 Deja un comentario

Pongamos por caso que usted quiere hacer un curso en una universidad pública. Pongamos también, que dicho curso habla sobre supuestas formas de curar que nunca han sido demostradas. Bueno, nunca está de más explicar algo de historia de la medicina hasta llegar hasta nuestros días. Pero si este curso presenta semejantes sangrías como terapias probadas, ¿no debería escandalizarnos que se enseñe curanderismo 2.0 en una institución que pagamos TODOS?

Pues no. Nadie se escandaliza. Y lo que es peor, estas universidades aprueban cursos de este tipo, los fomentan e incluso los defienden poniendo en duda su moral y profesionalidad.
Y aun es más terrible que cursos de estos se celebren bajo el marco de "Els Juliols" de la Universidad de Barcelona. Unos cursos de verano que sin ir más lejos, el año pasado contaban con un curso entero de pensamiento crítico.
Es evidente que el pensamiento crítico no le da a uno un chalet en Marbella o un Audi Q5, pero lo que hoy les cuento, sí.

Resulta que este año, en el programa de "Els Juliols" de la UB se presenta un curso con título "Introducció a les medicines complementaries". Como si hubiera dos medicinas. Pero da igual, está de moda decir que haces reiki, que curas a la gente con poderes que salen de tus dedos. Que te tomas gotas de agua o pastillas de azúcar y se te levanta lo que no está escrito. O que pegándote un lingotazo aromatizado con flores, es realmente el aroma de flores el que te hace que te entre sueño y no el whiskito que te has echado de un trago entre pecho y espalda. O que leche, simplemente que se folla más si uno va de molón newagero antivacunas ayurvédico. Pruébelo. Incluso en Modern Family conocen el recurso del terapeuta alternativo que usa la palabra energía como algo que no saben explicar que es pero usan para explicarlo todo.
Y eso es lo que van a aprender los pobres incautos que se dejen los pocos ahorros que cuestan pan y sudor conseguir en estas épocas, ilusionados pensando que les hará mejores médicos, farmacéuticos o ingenieros. Porque estos cursos al final, no tienen filtro. Usted es ingeniero, conductor, escriba o Sergio Ramos y puede sacarse un máster en medicina homeopática sin despeinarse, oye. Y lo que es peor, puede montar su chiringuito y sangrar a gente con los conocimientos que, como en la UB, puede aprender en alguna universidad de pacotilla. Porque en eso se convierte todo aquel centro que decide abrir sus puertas a la superstición, la pseudociencia y el chauvinismo.

Supuestamente, en las universidades se debería controlar lo que se enseña y además, como ley no escrita, debería enseñarse conocimiento contrastado. Pero ¡Oh!, poderoso caballero es don dinero. Y algunos venden fácilmente y en minutos el prestigio que otros tardaron en conseguir durante muchos años y con mucho esfuerzo. Que lo peor no es que se hagan estos cursos. A mí me daría igual que se dieran en otros foros. Pero en una universidad no. Una universidad da estatus de validez y sencillamente, dejando sus atriles en manos de charlatanes lo que consiguen es que estos, en adelante, vivan de haber dado alguna vez un curso de 20 horas en la UB. Los que aprueban la docencia de estos cursos no son conscientes, pero lo que hacen es grave. Muy grave.

Y nadie se escandaliza.

O sí, pero solo somos unos pocos. Y nos escandalizamos al ver temarios como el siguiente:



Vamos, un compendio de pseudoterapias nunca demostradas, que en el mejor de los casos el propio terapeuta ni siquiera sabe que no están demostradas y simplemente es, como en otros casos, un incauto más que ha sucumbido a los que sí que mueven el pastel que son esos que, como ya les he contado, molan más.
Y en estas tonterías no hay autoridad que valga o que le salve a uno de caer. Ni el más pintado está inmunizado. Que como bien decía ayer uno de los grandes pensadores del siglo XX, Mario Bunge, en las páginas de El País:

Hay algo paradójico. Cuanto mayor es la educación de una persona tanto más dispuesta esta a creer en seudociencias, porque se entera de su existencia. La paradoja es que la educación, tal y como está, en vez de hacer que la gente piense en forma científica hace que se vuelva más supersticiosa. Es muy común encontrar especialistas científicos que se hacen tratar por psicoanalistas o por homeópatas.

Porque si no es así, no me explico cómo alguien como Anna Diez Pascual, docente en Química Orgánica puede apoyar cosas como la Homeopatía, que van contra todo lo que sabe y conoce. Y lo que es mejor, contra todo lo que desde el inicio del Cosmos, sigue funcionando. Ya saben, Avogadro y demás. Pero da igual, estas terapias se lo cepillan todo de un plumazo, al igual que se cepillan otras cosas. Porque ya saben, mola.

Eso sí, no sean ustedes también incautos al pensar que la broma les va a salir gratis. Y es que incluso el despiste se paga. Y se paga a buen precio. Que lo que se paga no da para el chalet en Marbella de los mandamases. Pero para una buena mariscada sí, y a nadie le aparecen males. ¿Es, entonces, una mariscada una nueva terapia? Aunque como dijo un juez, el problema es suyo por creer semejantes chorradas. Y si no, vean vean.



Y aquí estamos de nuevo. Como antaño. Denunciando desde este humilde blog algo que creemos inconcebible e incomprensible. Y es que somos muchos los que creemos que una universidad pública, o en realidad cualquier centro de enseñanza, no debería dar legitimidad a estas peligrosas prácticas para la salud pública, a la par que suculentas e incapaces de probar nada más allá del efecto placebo. Que es lo que, sin quererlo, llevan probando año tras año: que el placebo existe y funciona. Pero volviendo a lo anterior: No. Una universidad nunca debe ser el lugar donde la superstición, la superchería y las falsas creencias campen a sus anchas. Y no vale excusarse con los recortes en educación. Se presupone que las universidades y sus representantes están un paso más allá de estas excusas, y que deben preservar el prestigio y la profesionalidad de una institución de tal calibre más allá de cualquier goloso caramelo que les pongan en la boca. ¿O es que alguien se imagina a una academia de la lengua añadiendo palabras inventadas en sus diccionarios, solo porque unos locos les pagan para que las añadan?

Se empieza a respirar un cambio global en los sistemas educativos. Después de algunos siglos de enseñanza dogmática, donde otros decidían lo que era interesante que aprendiésemos todos, hoy empieza a vislumbrarse un pequeño cambio. Cada vez son más los pensadores qué, como Mario Bunge o el conocido Kent Robinson, buscan una enseñanza basada en el pensamiento crítico. En el debate. No tanto aprender a memorizar como aprender a pensar. Que entre pensar y pensar críticamente, hay algo de redundancia. O quizá es que a mí no se me ocurre otra forma de pensar que no sea en base a la crítica. Y eso es lo que empezó a hacer "Els Juliols" de la UB en 2013 y ha empezado a torcer este año, desmontando así de un plumazo eso de que el 13 trae mala suerte. Y demostrando también, que hacen falta más cursos de Pensamiento Crítico.

Pero no se puede consentir. No se puede.

Y uno empieza a plantearse si, sin que nos llamen nazis por hacerlo, consultar a la gente sobre este curso puede hacerse con una recogida de firmas.

Petición para retirar el curso "Introducció a les medicines complementàries" de la UB

Evidentemente, os pido la máxima difusión y ayuda.

Saludos.



ACTUALIZACIÓN:

Por cierto, que me comenta P.G. Ortega que la directora y profesora de este curso no es una novata en estos lares. Que ha presentado cursos de espiritualidad y otras cosas. Vamos, lo peta.

8 comentarios »

  • Anónimo said:  

    Pues estoy en parte de acuerdo, pero no puedo estarlo por completo. Por no extenderme demasiado, simplificare al maximo lo que intento decir: estas terapias son placebo, hasta ahi todos de acuerdo, pero es que el placebo no es malo de por si! Por supuesto, debe ser un profesional de la salud quien determine cuando y como administrarlo, y cuando debe substituir un medicamento por dicho "placebo", por lo que en definitiva yo si creo que deberia formarse en este sentido a los profesionales. Insisto: PROFESIONALES de la salud, que conozcan cuando y como se puede substituir un medicamento agresivo por algo inocuo, dado que el problema que sufre el paciente es o bien psicosomatico o un proceso que el cuerpo superara por si solo sin mayores riesgos. Un saludo

  • P. G. Ortega said:  

    No me sorprende nada el curso que ofrece la UB, y sobre todo, no me sorpende de quién viene. Ojea este post:
    http://larevoluciondelosquanta.wordpress.com/2014/04/29/investigadora-de-la-universidad-de-barcelona-promueve-las-pseudociencias/

    Curiosamente, la misma docente es maestra de Reiki y chaman transcultural, sea lo que sea esta. Lo flipante es que se tenga a esta persona de docente en una universidad pública... Apoyo totalmente tu campaña!

  • PrincessaMeva said:  

    Como una de esos TODOS que pagamos tal fraude: Gracias.
    Qué bueno eres. Valgan todas las connotaciones que imaginen autor y lectores.
    Siento orgullo per tu. Te quiero.

  • aldo barbieri said:  

    No cabe duda que existen embusteros dentro de los medios alternativos de curación, pero que se pretenda denigrar a toda la medicina alternativa por dicha situación es un completo error. Analicen con cuidado y verán que existen curaciones verdaderas, no simples placebos.

  • Anónimo said:  

    A mi hay dos cosas sobretodo que me hacen pensar que las "medicinas alternativas" son peligrosas. La primera es que cualquiera pueda hacer un cursillo y autodenominarse "medico homeópata". La segunda es que algunas personas dejen de tratarse por médicos para tratarse por estas personas, con el peligro por omisión de tratamiento que esto supone, sobretodo si hay una enfermedad potencialmente mortal de por medio.

    Y entonces sólo se me ocurren dos cosas para solucionarlo. La primera es que las instituciones públicas persigan, prohíban y penalicen este tipo de prácticas de una vez por todas (cosa que presumiblemente no harán dado los grandes intereses económicos que hay detrás de la venta de agua con azúcar). La segunda es que se restringa la práctica de estos "tratamientos" a médicos de verdad (con esto no digo que un médico crea en estas chorradas, en el plan de estudios se incluye física, bioquímica, farmacología, epidemiología y MEB entre otros... aunque hay médicos de todos los colores que no son la mayoría) ya que son los médicos de verdad los que van a detectar cuando la situación se vuelve peligrosa y además van a velar porque el paciente no abandone su tratamiento convencional que es el que de verdad tiene potencial de curarle. ¿Que opinan?

  • Anónimo said:  

    Te puedo decir que yo he leido a un medico profesional (si, si, con su titulo) asegurar sin rubor alguno que las moleculas tienen memoria y que el agua es magnetizable. El problema estara siempre en el individuo, no en la profesion, pero si tienes razon en que algo se mejoraria.

  • luis said:  

    Faltan las casas comerciales que aportaran su dinero "desinteresadamente".

  • Obat Benjolan Kecil Di Leher said:  

    Verdadera manera de distinguirse de sus competidores es el servicio que usted proporciona

  • Deja tu respuesta